Pero un día comprendí que todavía podía hacer algo para estar completamente vivo, antes de estar definitivamente muerto. Entonces… ¡Me puse en movimiento! 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *